Secretos para conseguir unos refritos más nutritivos

Los refritos son un plato muy común en muchos hogares, a menudo se preparan utilizando frijoles, pero los hay también con otros ingredientes. Aunque normalmente se percibe a los refritos como una comida poco saludable, pueden ser una excelente opción para obtener un plato equilibrado y nutritivo si se preparan de la manera correcta.

En este artículo, compartiremos los secretos para hacer unos refritos más nutritivos. Desde elegir los ingredientes adecuados hasta la forma de preparación, cubriremos todo lo que necesitas saber para convertir este plato tradicional en uno más saludable y delicioso.

1. Utiliza frijoles negros

Aunque los frijoles tradicionales en los refritos son los frijoles pintos, los frijoles negros son una mejor opción si estás buscando hacer una versión más nutritiva. Los frijoles negros contienen menos grasas saturadas y más antioxidantes que los frijoles pintos, lo que los hace una excelente opción para mejorar la salud del corazón.

2. Agrega verduras frescas

Una forma de hacer que los refritos sean más nutritivos es adicionar verduras frescas al momento de cocinarlos. Las cebollas, los pimientos y el ajo son una combinación clásica que agrega sabor y valor nutricional. También puedes incluir zanahorias y puerros para una porción extra de fibra.

3. Evita los aderezos comerciales

Los aderezos comerciales pueden estar cargados de conservantes, azúcares y grasas no saludables. En su lugar, usa especias y hierbas frescas para agregar sabor a tus refritos. El comino, el cilantro y la pimienta negra son excelentes opciones. También puedes probar con chiles frescos o jalapeños para agregar algo de picante.

4. Utiliza el aceite de oliva en lugar de grasa animal

La grasa animal como la manteca se usa a menudo para freir los frijoles en los refritos y aunque es uno de los sabores tradicionales del platillo, puede no ser la opción más saludable. En su lugar, usa aceite de oliva. El aceite de oliva es rico en grasas saludables para el corazón y es una excelente fuente de antioxidantes.

5. Añade alimentos frescos al final

Si deseas retener algunos de los nutrientes y texturas naturales que se encuentran en los alimentos frescos, agrega los ingredientes al final de la cocción. Los tomates picados frescos, el aguacate y el queso fresco son una excelente opción para agregar sabor y textura a tus refritos.

6. Utiliza el frijol entero

En lugar de refinar los frijoles antes de cocinarlos, utiliza todo el frijol. Esto ayudará a retener los nutrientes y la fibra completa. Además, preparar los frijoles enteros también implica agregar menos sal al platillo.

En resumen, los refritos son una opción saludable y nutritiva si se preparan adecuadamente. Sigue estos consejos y estarás en camino a preparar unos deliciosos refritos nutritivos.