refrito.es.

refrito.es.

Salsa de tomate picante

Salsa de tomate picante

La salsa de tomate picante es uno de esos ingredientes que no puede faltar en la cocina de cualquier amante de la comida con un toque de picante. Esta receta es muy fácil de hacer y se puede utilizar en una gran variedad de platos. En este artículo voy a explicar cómo hacer la mejor salsa de tomate picante que hayas probado.

Comencemos con los ingredientes. Para hacer esta salsa de tomate se necesitan los siguientes alimentos: tomates, cebolla, chiles, ajo, aceite de oliva, sal, azúcar y vinagre blanco. Para esta receta, es preferible usar tomates maduros y carnosos, ya que el sabor será más intenso.

Primero, saca la piel y las semillas de los tomates. Corta los tomates en trozos pequeños y ponlos en una cacerola grande a fuego medio-bajo. Agrega la cebolla picada y los chiles picados (eliminando las semillas si no quieres que sea demasiado picante). Añade unos cuantos dientes de ajo picados también.

Vierte un poco de aceite de oliva en la olla y mezcla todos los ingredientes. Añade una pizca de sal y una cucharada de azúcar para ayudar a resaltar los sabores de los tomates. Mezcla todo bien para que los ingredientes se integren y luego baja el fuego para cocinar a fuego lento durante una hora.

Pasado ese tiempo, la salsa comenzará a tener una consistencia más espesa. Si quieres una salsa más espesa, puedes triturar la mezcla con una licuadora de inmersión o una batidora de mano hasta que quede suave. Añade un poco de vinagre blanco para darle un toque de acidez y rectifica la sal si es necesario. Si prefieres una salsa más suave, puedes colarla.

Ahora viene la parte divertida: ¡añade el picante! Agrega un poco de chile en polvo, jalapeños picados, salsa Tabasco o cualquier otro ingrediente picante que te guste. Añade un poco a la mezcla y prueba la salsa. Si todavía no es lo suficientemente picante, sigue añadiendo un poco más.

Una vez que hayas conseguido el nivel de picante que te gusta, deja la salsa reposar en el refrigerador por lo menos una hora antes de servirla. De esta manera, los sabores se mezclarán y la salsa será más sabrosa. Puedes guardar la salsa en un frasco de vidrio hermético en la nevera hasta por una semana.

Esta salsa de tomate picante es muy versátil y se puede utilizar en una gran variedad de platillos. Es perfecta para acompañar tacos, nachos, patatas fritas o para utilizar como ingrediente en salsas y guisos. También puedes utilizarla como aderezo para ensaladas.

En conclusión, hacer una salsa de tomate picante es muy fácil y otorga un toque picante y delicioso a cualquier plato. Con los ingredientes adecuados y un poco de experimentación, puedes encontrar el equilibrio perfecto de sabores para tu paladar. ¡Disfrútala!