Salsa de chile poblano para refritos

Introducción

La salsa de chile poblano es una excelente opción para agregar sabor y un toque picante a cualquier plato de refritos. Es una salsa versátil que también se puede utilizar para marinar carnes, aderezar ensaladas y dar sabor a muchos otros platos. En este artículo, te mostraremos cómo hacer una deliciosa salsa de chile poblano para tus refritos.

Ingredientes

  • 4 chiles poblanos
  • 2 tomates grandes
  • 1 cebolla pequeña
  • 2 dientes de ajo
  • 1 limón
  • Sal y pimienta
  • Aceite de oliva
  • Preparación

    Paso 1: Asar los chiles poblanos

    El primer paso para hacer la salsa de chile poblano para refritos es asar los chiles poblanos. Para hacerlo, precalienta el horno a 220°C y coloca los chiles poblanos en una bandeja para horno. Rocía los chiles con aceite de oliva y espolvorea con sal y pimienta. Luego, asa los chiles en el horno durante unos 15-20 minutos, dándoles la vuelta de vez en cuando, hasta que la piel esté tostada y comience a desprenderse. Cuando los chiles estén listos, retíralos del horno y colócalos en un recipiente hermético. Tápalo con papel film y déjalos reposar durante unos 15 minutos. Esto ayudará a que la piel se desprenda más fácilmente.

    Paso 2: Pelar y picar los chiles poblanos

    Una vez que los chiles poblanos hayan reposado, puedes pelarlos y picarlos. Para pelarlos, frota suavemente la piel tostada con una servilleta o paño de cocina. Deberían salirse con facilidad. Luego, corta los chiles por la mitad y retira las semillas y las venas. Pícalos en trozos pequeños y ponlos a un lado.

    Paso 3: Preparar la base de la salsa

    Mientras los chiles reposan, puedes preparar la base de la salsa. Pela y pica finamente los tomates, la cebolla y los ajos. Calienta una cucharada de aceite de oliva en una sartén a fuego medio y saltea la cebolla y el ajo hasta que estén dorados. Añade los tomates picados y saltea durante unos 5 minutos más, hasta que estén suaves. Luego, agrega los chiles poblanos picados y saltea durante unos 2-3 minutos más.

    Paso 4: Mezclar y condimentar

    Una vez que los chiles poblanos estén completamente integrados con la base de la salsa, retira la sartén del fuego y deja que la mezcla se enfríe durante unos minutos. Luego, vierte la mezcla en la licuadora y mezcla hasta obtener una consistencia suave y homogénea. Agrega sal y pimienta al gusto y exprime el jugo de medio limón en la mezcla.

    Paso 5: Servir la salsa de chile poblano

    La salsa de chile poblano para refritos está lista para servir. Puedes guardarla en la nevera hasta por 3 días, pero es mejor consumirla lo antes posible para disfrutar de su sabor fresco. Sirve la salsa de chile poblano en un tazón y utiliza para dar sabor a tus refritos. También puedes usarla como adobo para carne, aderezo para ensaladas y mucho más.

    Conclusión

    La salsa de chile poblano para refritos es una excelente opción para agregar sabor y picante a tus platos. Es fácil de hacer y versátil para usar como ingrediente en muchos platos diferentes. Prueba esta receta la próxima vez que hagas refritos y lleva tu comida a otro nivel. Esperamos que disfrutes de esta deliciosa salsa tanto como nosotros. ¡Buen provecho!