Salsa de mole para refritos

La salsa de mole es una de las más populares en la cocina mexicana y se utiliza para una gran variedad de platillos. En esta ocasión, te presentaré una receta para preparar una deliciosa salsa de mole para refritos.

Ingredientes:
- 6 chiles mulatos
- 6 chiles pasilla
- 2 chiles ancho
- 4 tomates
- 1 cebolla
- 2 dientes de ajo
- 1 taza de caldo de pollo
- 2 tortillas de maíz
- 1/4 taza de almendras
- 1/4 taza de nueces
- 1/4 taza de semillas de sésamo
- 1/4 taza de pasas
- 1/2 cucharadita de canela molida
- 1/2 cucharadita de comino molido
- 1/2 cucharadita de orégano
- 2 cucharadas de manteca de cerdo
- Sal al gusto

Preparación:
1. Tuesta los chiles en un comal o sartén caliente hasta que se oscurezcan ligeramente. Retira del fuego y deja enfriar. Una vez que estén fríos, corta el extremo del tallo y desecha las semillas y venas interiores.
2. Pica la cebolla y los ajos y fríe en una sartén con la manteca de cerdo hasta que estén dorados.
3. Agrega los chiles a la sartén y fríe por unos minutos más.
4. Agrega los tomates picados y cocina a fuego medio hasta que se suavicen.
5. Agrega las almendras, nueces, semillas de sésamo y pasas. Cocina por unos minutos más.
6. Añade las especias (canela, comino y orégano) y mezcla bien.
7. Agrega el caldo de pollo y deja cocinar a fuego medio-bajo durante 15-20 minutos.
8. Mientras tanto, corta las tortillas en tiras y fríe en aceite caliente hasta que estén doradas y crujientes. Retira del fuego y reserva.
9. Una vez que la mezcla de mole esté cocida, licúa en la licuadora o procesador de alimentos hasta que quede una salsa suave.
10. Regresa la salsa a la sartén y cocina a fuego lento durante unos minutos más. Agrega sal al gusto.
11. Sirve con los refritos recién hechos y decora con las tiras de tortilla.

Conclusión:
La salsa de mole es el acompañamiento perfecto para los refritos mexicanos. Esta receta es fácil de preparar y el resultado es una salsa deliciosa y auténtica. Asegúrate de tostar los chiles antes de añadirlos a la mezcla para obtener un sabor más profundo y ahumado. ¡Buen provecho!