Refrito de garbanzos con tomate seco y orégano

Introducción

Los refritos son uno de los platos más populares de la cocina casera. Son sencillos de preparar y económicamente accesibles. Una de las grandes ventajas del refrito es que se pueden mezclar y combinar diferentes ingredientes según el gusto personal y sin muchas complicaciones. En este artículo te enseñaré a hacer un delicioso y nutritivo refrito de garbanzos con tomate seco y orégano.

Ingredientes

  • 2 tazas de garbanzos cocidos y escurridos
  • 3 tomates secos rehidratados en agua caliente, cortados en tiras
  • 1 cebolla grande, picada en cubos pequeños
  • 3 dientes de ajo, picados finamente
  • 1 cucharadita de orégano seco
  • 1/2 cucharadita de comino en polvo
  • 1/4 cucharadita de pimienta negra molida
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 2 cucharadas de aceite de oliva

Preparación

  1. En una sartén grande, calienta el aceite de oliva a fuego medio-alto
  2. Añade la cebolla y el ajo picado y saltea por unos 3-4 minutos, o hasta que la cebolla esté translúcida y dorada
  3. Agrega los tomates secos cortados en tiras y saltea por 1-2 minutos más
  4. Añade los garbanzos cocidos y escurridos a la sartén y revuelve hasta que estén cubiertos con la mezcla
  5. Incorpora el orégano, el comino, la pimienta negra y la sal a la sartén y revuelve bien
  6. Reduce el fuego a medio-bajo y cocina por otros 5-7 minutos
  7. Sirve caliente y disfruta de tu delicioso refrito de garbanzos con tomate seco y orégano

Beneficios nutricionales

Este refrito es una excelente fuente de proteínas vegetales gracias a los garbanzos. Además, los garbanzos también son ricos en fibra, que ayuda a regular el tránsito intestinal y a prevenir enfermedades del corazón y la diabetes. Los tomates secos son una buena fuente de licopeno, que es un antioxidante que ayuda a prevenir enfermedades cardíacas y algunos tipos de cáncer. También aportan una buena cantidad de vitamina C y hierro. El orégano y el comino son especias que tienen propiedades antiinflamatorias y antioxidantes, y también ayudan a mejorar la digestión.

Conclusión

El refrito de garbanzos con tomate seco y orégano es una excelente opción para una cena rápida, sencilla y nutritiva. Es un plato lleno de proteínas vegetales, fibra y vitaminas esenciales, y es fácilmente adaptable a los gustos personales. Prueba esta receta en casa y experimenta con diferentes ingredientes para hacer tu refrito perfecto. ¡Buen provecho!