Chiles rellenos de queso

Introducción

Uno de los platillos más populares en la gastronomía mexicana son los chiles rellenos, y dentro de esta deliciosa preparación, destacan los chiles rellenos de queso. Esta receta es tan versátil, que existen muchas variantes dependiendo de la región o el chef que la prepare. En este artículo, te enseñaré mi versión favorita, simple y fácil de preparar.

Ingredientes

Para hacer estos chiles rellenos de queso necesitarás los siguientes ingredientes:
  • 6 chiles poblanos grandes
  • 250 gramos de queso Oaxaca rallado
  • 1/2 taza de harina de trigo
  • 4 huevos
  • Aceite para freír
  • Sal al gusto

Preparación

Paso 1: Asar los chiles poblanos

El primer paso para hacer los chiles rellenos de queso es asar los chiles poblanos. Para hacer esto, puedes utilizar una parrilla, una plancha, o incluso el horno. Lo importante es que los chiles estén bien asados, pero no quemados.

Paso 2: Pelar los chiles poblanos

Una vez que los chiles poblanos estén asados, debes pelarlos cuidadosamente. Para hacerlo, puedes ayudarte con un cuchillo o una cuchara. Lo importante es que quites toda la piel y las semillas, para que los chiles queden limpios en su interior.

Paso 3: Rellenar los chiles poblanos

Una vez que los chiles poblanos estén completamente pelados, es momento de rellenarlos con el queso Oaxaca rallado. Procura poner una buena cantidad de queso en cada uno de los chiles, sin llegar al borde, para que no se salga durante la fritura.

Paso 4: Preparar la mezcla para capear

La siguiente etapa es preparar la mezcla para capear los chiles. En un tazón, bate los huevos junto con la harina de trigo hasta que estén bien integrados. Agrega sal al gusto y vuelve a mezclar.

Paso 5: Capear los chiles poblanos

Para capear los chiles poblanos rellenos de queso, debes sumergir cada uno en la mezcla de huevo y harina. Asegúrate de que queden bien cubiertos por ambos lados.

Paso 6: Freír los chiles poblanos

Para freír los chiles poblanos rellenos de queso, debes calentar suficiente aceite en una sartén. Una vez que el aceite esté caliente, coloca los chiles capeados en la sartén y fríelos por ambos lados hasta que estén dorados.

Paso 7: Escurrir los chiles poblanos

Una vez que los chiles estén dorados, saca del aceite y colócalos en una papel absorbente para eliminar el exceso de grasa.

Servir y degustar

Finalmente, los chiles rellenos de queso están listos para servir. Puedes acompañarlos con arroz, frijoles o alguna ensalada de tu preferencia. ¡Buen provecho!

Conclusión

Los chiles rellenos de queso son un platillo delicioso y fácil de preparar. Esta versión que te enseñé hoy, es una de mis favoritas, y espero que también se convierta en una de las tuyas. No olvides experimentar con los ingredientes y las variantes de los chiles rellenos, y descubrir cuál es tu versión favorita. ¡Disfrútalos!