Agrega los frijoles de forma gradual para evitar que se quemen

Introducción

Los frijoles refritos son una deliciosa guarnición para una gran variedad de platillos, especialmente en la cocina latinoamericana. A pesar de que prepararlos puede parecer sencillo, hay ciertos trucos que debes conocer para lograr la textura y el sabor perfecto. En este artículo te enseñaremos cómo agregar los frijoles de forma gradual para evitar que se quemen y lograr unos deliciosos frijoles refritos.

Paso 1: Preparación de los frijoles

Para preparar los frijoles refritos, es importante que primero los cocines en agua hasta que estén suaves. Esto por lo general toma entre 1 y 2 horas, dependiendo del tipo de frijol que estés utilizando. Una vez que los frijoles estén cocidos, debes escurrirlos y dejarlos enfriar un poco antes de comenzar a refritarlos.

Consejo: Utiliza frijoles pintos para los frijoles refritos

Si bien puedes utilizar cualquier tipo de frijol para preparar los frijoles refritos, los frijoles pintos son la mejor opción. Esto se debe a que tienen una textura suave y cremosa que los hace perfectos para este platillo.

Paso 2: Calentando la grasa

Una vez que los frijoles estén cocidos y enfriados, es momento de comenzar a refritarlos. Para comenzar, debes calentar la grasa en una sartén a fuego medio-bajo. La mejor opción es utilizar aceite de maíz o manteca de cerdo, ya que ambos proporcionan un sabor único a los frijoles.

  • Si estás utilizando aceite de maíz, asegúrate de cubrir el fondo de la sartén con una capa fina para evitar que los frijoles se quemen.
  • Si estás utilizando manteca de cerdo, agrega una cucharada a la sartén y espera a que se derrita antes de agregar los frijoles.

Paso 3: Agregando los frijoles de forma gradual

Una vez que la grasa esté caliente, es momento de comenzar a refritar los frijoles. Sin embargo, debes hacerlo de forma gradual para evitar que se quemen.

  • Comienza agregando una pequeña cantidad de frijoles a la sartén y revuelve bien para cubrirlos con la grasa.
  • Después de un par de minutos, agrega un poco más de frijoles y revuelve de nuevo. Continúa agregando los frijoles en pequeñas cantidades hasta que hayas agregado todos los frijoles cocidos.
  • Asegúrate de revolver continuamente para evitar que los frijoles se quemen. Si ves que los frijoles están tomando un color marrón muy oscuro o queman, baja el fuego o remueve la sartén del fuego por unos segundos para enfriarla.

Paso 4: Sazonando los frijoles refritos

Una vez que los frijoles estén refritos y dorados, es momento de sazonarlos a tu gusto. Algunas opciones populares son el ajo en polvo, la cebolla en polvo, la comino, la sal y la pimienta.

  • Comienza agregando una pequeña cantidad de cada condimento y prueba los frijoles antes de agregar más. Recuerda que es más fácil agregar más condimentos que quitarlos.
  • Si deseas agregar otros sabores a tus frijoles refritos, puedes probar con jalapeños picados, chorizo cocido, tocino o cilantro fresco.

Paso 5: Servir los frijoles refritos

Una vez que los frijoles estén completamente refritos y sazonados, es momento de servirlos. Los frijoles refritos son una guarnición deliciosa para una gran variedad de platillos, como tacos, enchiladas, burritos o simplemente como una guarnición para cualquier comida mexicana. También pueden servirse como un plato principal con un poco de queso y tortillas.

Conclusión

Preparar los frijoles refritos de forma adecuada puede parecer complicado, pero sólo se trata de seguir unos simples pasos y tener paciencia. Agregar los frijoles de forma gradual es la clave para evitar que se quemen y lograr una textura suave y cremosa. Una vez que los pruebes, no podrás resistirte a prepararlos una y otra vez.